14 trucos efectivos para superar el bloqueo y el síndrome del folio en blanco cuando escribes

14 trucos para vencer el bloqueo del escritor

¿Escribes de forma habitual? Entonces, seguro que también te ha pasado.

Como a todos.

Estoy hablando de ese momento en el que te sientas delante del ordenador con la intención de redactar y… ¡ups! No hay manera humana de que las palabras broten.

Lo intentas. Pasados algunos interminables minutos, incluso escribes algo.

Y borras. Porque no te gusta.

¿Te suena?

Experimentar bloqueo en la escritura no es algo raro

De hecho, es bastante frecuente.

Y da igual de qué tipo de texto estemos hablando. Puede ocurrirte al escribir un correo electrónico, una página de ventas, un e-book, un artículo para el blog…

Claro, enfrentarte al folio en blanco no tiene ningún misterio si sientes la presencia de una musa.

Sin embargo, estarás de acuerdo conmigo en que la inspiración parece que se rige por la Ley de Murphy: cuando no tienes papel ni boli, ni estás delante del ordenador, se te pasan por la cabeza ideas estupendas y frases épicas, que te vendrían muy bien cuando el cerebro está mudo.

¿Sabes qué? El bloqueo se puede vencer. En esto, cada maestrillo tiene su librillo. Yo utilizo algunos trucos que te voy a contar para que te ayuden a superarlo la próxima vez que lo sufras.

14 trucos para superar el bloqueo al redactar

#1. Cuenta una historia en el comienzo

Si te pasa como a mí, te bloqueas al escribir el principio del texto. Te cuesta arrancar.

Para estos casos, te recomiendo empezar así:

“Voy a contarte…”.

y completa la frase.

Además de ayudarte a empezar, es útil para sumergirte y concentrarte en el tema.

Cuando hayas terminado el texto, revisa y borra esa primera frase (a menos que sea buena como apertura).

#2. Responde a la pregunta “¿sobre qué estás escribiendo?”

Este truco es muy parecido al anterior.

Imagina que quieres preparar un artículo para tu blog. Tienes la idea, pero estás bloqueado.

Bien. En ese momento, piensa que estás con un amigo y que te pregunta: “¿sobre qué estás escribiendo?”.

En lugar de responder mentalmente, escríbelo. De este modo, casi sin querer, ya estás inmerso en la redacción.

Siempre podrás volver atrás y rehacer los primeros párrafos. Lo importante es que te habrás liberado del bloqueo, que era el objetivo.

#3. No te empeñes en encontrar una frase memorable con la que empezar

Esta situación es de lo más habitual: quieres que el comienzo sea apoteósico, que tenga gancho y carácter.

Sin embargo, con la mente en blanco es un error centrar el esfuerzo en encontrar una gran frase.

Así que déjala para el final. En su lugar, salta directamente al corazón del asunto que quieres tratar.

Verás que, cuando hayas desarrollado el tema, la gran frase que buscabas surgirá como por arte de magia.

Supera los momentos de bloqueo cuando escribes con estos 14 trucos tweet

#4. Utiliza otra herramienta

Si estás frente a la pantalla sin saber qué escribir, abandona el ordenador.

¡Eh, que tengo que escribir!

Ya, ya lo sé. Deja el ordenador… y coge boli y papel. O la tablet. Lo que quieras, pero que sea otro soporte.

Suele funcionar bien escribir a mano (además, mejora la concentración) o usar una grabadora.

#5. Imagina a la persona para la que quieres escribir

Redactar pensando en alguien en concreto facilita la labor de la escritura.

Tener en mente a la persona a la que te vas a dirigir y escribir como si se lo estuvieras contando en persona ayuda a romper el bloqueo. (Además, el texto estará perfectamente centrado en tu lector).

#6. Haz una lista con los detalles del contenido

Estás bloqueado, pero sabes sobre qué tema vas a escribir.

Empieza por hacer una lista con los puntos que vas a tratar.

Una vez hecho esto, completa la información de cada uno de ellos (no necesariamente por orden).

Trucos para superar la mente en blanco al escribir#7. Cambia el escenario

¿Tienes un despacho o un rincón desde donde siempre escribes?

Si te bloqueas, muévete a otro sitio; donde quieras. El simple cambio de lugar puede resultar inspirador.

Para la mente es como abrir una ventana y dejar que entre aire fresco.

#8. Pasea o haz ejercicio

Ante síndrome del folio en blanco, bloqueo o sensación de espesor mental, viene bien dar un paseo. O practicar deporte.

Es mejor invertir 45 minutos o una hora en hacer ejercicio y despejarte que sentarte durante ese tiempo con la mirada fija en la pantalla sin hacer nada más.

Airear la mente activa la creatividad; y la escritura es un proceso creativo.

#9. Lleva siempre contigo papel y boli

Para que no se te escape ninguna buena idea.

Todo lo que no registres, se te olvidará. De la idea puedes llegar a acordarte, pero de las palabras exactas y de su orden, muy posiblemente, no.

Por cierto, lo de “lo apunto en este papelito” no es buena práctica; los papelitos acaban perdidos en vete tú a saber dónde.

#10. Que la inspiración te encuentre escribiendo

La famosa frase de Picasso “cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando” es completamente cierta.

Si escribes solo cuando tienes un momento de inspiración, escribirás poco y el bloqueo será tu fiel compañero.

Tengas más o menos soltura con las palabras, la escritura es una destreza que se adquiere con el tiempo y, sobre todo, con la práctica.

Así que escribe, escribe y escribe.

Y si no se te ocurre nada, da igual; tú escribe. Vacía tu mente y verás cómo, sin querer, el cerebro (que es muy listo) hilvana unas ideas con otras.

¿Quieres escribir con frenesí? Practica. 😉

No esperes a estar inspirado para escribir. Sal del bloqueo mental con estos 14 trucos tweet

#11. Disfruta mientras escribes

A veces la causa del bloqueo está en que nos empeñamos en boicotear nuestro propio trabajo porque tenemos miedo.

¿A qué? A no ser lo “suficientemente buenos”; a no ser capaces de redactar un buen texto por una supuesta falta de talento.

Por eso, olvida tus límites, tus exigencias y los juicios de valor.

Da igual si el comienzo no vale dos duros.

Ya lo mejorarás después. Ahora solo escribe y diviértete.

#12. Escucha música

Puede que discrepes y me digas que tú necesitas el más absoluto silencio.

Vale; pero si te bloqueas, prueba a poner música suave y a un volumen bajito.

A mí me funciona la música instrumental, pero aquí cada cual que elija el estilo que le ayude a concentrarse.

#13. Perfeccionismo sí, pero al final

¿Quieres escribir un texto que consideres perfecto?

Genial. Pero todo a su debido tiempo.

No caigas en el error de revisar y entretenerte con cada nueva frase que añades.

Primero, dale a las teclas hasta escribir toda la información de la que quieres hablar.

Luego, en la fase de edición, ordena, cambia, elimina ideas repetidas, añade y corrige todo lo que quieras.

Pero hazlo al final.

#14. Descansa

Si a pesar de todo no sales del bloqueo…, hay días para todo, así que descansa y retoma la escritura pasadas unas horas, o incluso al día siguiente.

Verás que lo que hoy se antoja imposible mañana no lo parece tanto.

¿Qué truco vas a poner en práctica? ¿Qué sueles hacer para superar el bloqueo del escritor?

Te espero en los comentarios.

Autor:

Soy Nuria González, asesora lingüística, correctora y redactora. Ayudo a negocios y emprendedores a publicar textos de calidad para generar confianza y transmitir una buena imagen de marca. También escribo textos que venden. ¿Quieres convertir tus textos en una máquina de retener lectores y convertir clientes? Descárgate mis 2 e-books de regalo.

6 comentarios en “14 trucos efectivos para superar el bloqueo y el síndrome del folio en blanco cuando escribes

  1. Hola Nuria,

    Uyyy, sí, gracias!
    Has dado con un tema muy apropiado para mí. Soy una persona que no le es fácil expresarse, vaya!!!
    Llevaré a cabo tus buenas herramientas y ya te contaré.
    Y un tema pendiente para mí, el saber cómo expresar lo que quiero decir y así poder llegar a más personas… ¿Es viable que nos digas cómo superarlo? ¿O ya lo has hecho y no me he dado cuenta?

    Estamos en contacto.
    Gracias por todo.

    Abrazos,

    1. Hola, Pilar:

      Querer expresar algo y no dar con las palabras adecuadas es de lo más normal (independientemente del bloqueo).
      Puesto que es un tema que puede dar de sí bastante, voy a preparar un artículo centrado en ello.

      Mientras, no te dejo con las manos vacías. Cuando vayas a escribir, aunque estés delante del ordenador, imagina que estás en una cafetería contándoselo a una amiga. Escribe tal y como hablarías. No intentes escribir bonito ni darle forma. Solo cuéntalo. Extiéndete todo lo que quieras, a pesar de que se repitan ideas o frases. Eso da igual en este momento. Cuando hayas terminado de “contárselo” a tu amiga, léelo como si fueras el lector al que quieres llegar. Ponte en su piel y presta atención a las palabras (¿hay términos que puede que no entienda?, ¿has olvidado explicar algún punto importante y necesario para la comprensión del contenido?).
      Por último, edita el texto (elimina ideas repetidas y revisa párrafos largos, gramática, ortografía y puntuación).

      Un abrazo y gracias por parar a comentar,
      Nuria

    1. Hola, Joel:

      Me alegro mucho de que te resulte útil.
      Lo más difícil ya lo tienes hecho: ser consciente de los errores. Es el primer paso para corregirlos.
      Te animo a que sigas los contenidos del blog. Ya verás como poco a poco mejoras tus textos sustancialmente.

      Gracias por comentar.
      Un abrazo,
      Nuria

  2. ¡Quien no se ha haya bloqueado alguna vez ante la pantalla que tire la primera piedra!
    Efectivamente, describes estupendamente las fases en las que te puedes encontrar un día, un momento determinado y pasan los minutos, las horas y no te sale nada.
    Yo cuando me pasa eso, prefiero hacer un “kit kat” y volver al tema más tarde.

    Pero ahora con los 14 pasos que índicas creo que el momento “pausa” va ser más activo y productivo…
    Unas cuantas abdominales o saltar a la comba y las amigas endorfinas harán el resto 😉

    Un abrazo!!

    1. Hola Miguel:

      Gracias por tus palabras.
      Creo que todos nos hemos bloqueado alguna vez al escribir (y más de una también). Por eso, es útil tener un pequeño “kit de auxilio”.
      A veces, solo con dejarlo durante un rato es suficiente.

      Si aprovechas esos “kit kat” para practicar deporte, verás cómo se te despeja la mente. Ya me contarás si notas diferencia. 😉

      Gracias por pararte a comentar.

      Un abrazo,
      Nuria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *