4 aspectos que revisar de los textos de tu web para retener lectores

Áreas que revisar de tu web y tienen que ver con textos

¿En qué se parece escribir a subirte a una canoa?

Algo aparentemente sencillo (como es dar un paso) se puede complicar: que la canoa se separe de la orilla y acabes en el agua, que pierdas el equilibrio en el último momento y te despanzurres, que la inestabilidad de la embarcación te haga caer… o que seas hábil y consigas subirte a la primera sin problemas.

¿Qué tiene que ver esto con crear un texto?

Conseguir que el lector pase del título a las primeras líneas y acabe leyendo el texto completo es un proceso en el que muchas cosas pueden salir mal.

Te guste o no, en internet dependes de lo que escribes.

Desde esta perspectiva, preocuparte por publicar mensajes efectivos y correctos es más una necesidad que un capricho.

Fíjate.

Disponemos de apenas seis segundos para captar la atención de un usuario que aterriza en nuestra web o blog.

¡Seis segundos o menos! Qué locura, ¿no? Con la de tiempo que invertimos y resulta que nos lo jugamos todo en lo que se tarda en pestañear dos veces.

Lo que le presentemos al lector debe cautivarle desde el principio y, desde luego, no lo vamos a conseguir si el texto presenta ciertos fallos.

Qué debes pasar por un filtro de revisión

Sin duda alguna, mi recomendación es que revises absolutamente todos los textos que publicas.

Para empezar por algún sitio (porque lo importante es que comiences a revisar), te propongo que te centres en cuatro aspectos concretos.

  1. El copy

En el momento en el que un nuevo usuario llega a tu página, debe sentir que está en el lugar adecuado.

Por eso, el copy de tus textos debe ser impecable, tanto en las páginas de servicios como en los artículos del blog.

Además de identificar con claridad a qué perfil de persona quieres atraer, los textos de cada página deben responder a una pregunta muy concreta:

¿Qué hay aquí para mí?

Por cierto, “todo el mundo” no es tu cliente potencial. Debes ser capaz de definir de forma muy concreta. Afina el tiro.

Imagina tu mejor caso de éxito. Ponle cara y nombre, identifica sus preocupaciones reales (no las que tú crees que tiene) y conócelo lo mejor posible.

Escúchalo, ponte en su piel y escribe pensando en él.

Si esto ya lo tienes, genial. Pero con un mensaje persuasivo, no hemos terminado la tarea de revisión del copy.

Queda un paso más.

Hemos dicho que hay que conseguir retener al usuario en menos de seis segundos.

¿Imaginas que lee una errata horrible, una patada al diccionario o que por culpa de una mala puntuación tu mensaje sea ambiguo o se diluya?

Mira, no estamos hablando de evitar que te sonrojen por publicar una falta de ortografía, un error gramatical o una errata.

El quid de la cuestión se encuentra en que un texto correctamente escrito te garantiza una comunicación eficaz, genera confianza y transmite calidad.

Así que después de trabajar el copy, busca posibles errores en:

  • Páginas básicas de la web (inicio, servicios, sobre mí/nosotros y contacto).
  • Landing pages y páginas de venta específicas.
  • Texto de tu bio en los artículos del blog.
  • Tagline y eslogan.
  • Los títulos y subtítulos.

Publicar un texto sin revisarlo equivale a disparar una pistola sin tener puntería. tweet

  1. Los enlaces

Los enlaces internos pueden estar jugándote una mala pasada sin que te des cuenta. Revisa que:

  • derivan a los destinos que habías previsto,
  • funcionan (y no llevan a páginas no encontradas y errores 404).

Esto es importante en cualquier enlace, pero más aún si hablamos de una oferta.

Resulta muy frustrante estar interesado en un servicio o producto, pinchar en un botón y acabar en una página en la que el contenido es irrelevante y no se puede adquirir lo que uno estaba buscando.

  1. Página de contacto

La página de contacto es la gran olvidada de las páginas de una web.

Se le suele dedicar poco tiempo, y no es raro comprobar que se compone únicamente de un formulario y una frase del tipo: “Si tienes alguna duda, rellena el formulario”.

Si la tuya también es así, déjame decirte que estás perdiendo una buena oportunidad de entablar conversación con tu posible cliente.

Puedes utilizar esta página para resolver dudas frecuentes, agradecer el tiempo dedicado a navegar por tu web (es de bien nacidos ser agradecidos) o establecer ciertas condiciones y límites de tus servicios.

En mi caso, agradezco la visita, remarco la importancia de publicar textos correctos y precisos en internet e informo de que en 48 horas (o menos) recibirá mi respuesta.

Ejemplo de página de contacto web

Por descontado, cerciórate de que el texto sea correcto. Revisa con calma, para que no se cuele ninguna falta de ortografía que tumbe la intención de ponerse en contacto contigo.

4. Correos electrónicos

Vale, no son una parte específica de tu web, pero son una parte importante de tu negocio.

En los correos electrónicos sí que tienes que andar con pies de plomo, porque es una conversación directa.

Hay un dicho que afirma que enviar un correo sin revisarlo antes es como disparar una pistola sin tener puntería.

Nunca envíes un correo electrónico a un cliente sin releerlo despacio primero.

Y, ojo, porque hay una gran diferencia entre releer despacio y recordar lo escrito en un santiamén.

Revisa:

  • El nombre del destinatario (no hay nada peor que escribir mal el nombre de la persona a quien te diriges).
  • La claridad de la exposición de las ideas.
  • La gramática, la ortografía y las erratas (no es lo mismo “claridad” que “caridad”, ni “crédito” que “cerdito”). Si redactas desde dispositivo móvil, la revisión es especialmente importante, porque los correctores automáticos lían unas de cuidado.
  • Adjuntar el archivo que mencionas que adjuntas.

Conclusión

Inviertes infinidad de horas en tu negocio y has puesto un gran esfuerzo en desarrollar una buena imagen de marca. Qué digo buena, ¡buenísima!

Entonces, no permitas que por las prisas tus textos sean una chapuza, no consigas comunicarte de forma eficaz o no generes credibilidad.

Dime: ¿por dónde vas a empezar a revisar? ¿Te atascas en algún punto en concreto?

Me encantará conversar contigo en los comentarios.

Autor:

Soy Nuria González, asesora lingüística, correctora y redactora. Ayudo a negocios y emprendedores a publicar textos de calidad para generar confianza y transmitir una buena imagen de marca. También escribo textos que venden. ¿Quieres convertir tus textos en una máquina de retener lectores y convertir clientes? Descárgate mis 2 e-books de regalo.

13 comentarios en “4 aspectos que revisar de los textos de tu web para retener lectores

  1. Hola Nuria,

    Comentar en tu blog me hace sentir como ir al médico, que ya sabes que te va a decir todo lo que estas haciendo mal.

    Igual Comento.

    Las revisiones son algo que se me dificulta, lo que suelo hacer, es dejar el texto un tiempo, una semana o mas, hasta que “no recuerde”. Y después procedo a realizar cambios.

    A pesar de eso, mucho tiempo después sigo encontrando cosas. Siempre parece que no dejo de equivocarme.

    1. Me alegro mucho de que te hayas animado a comentar, Erwin.
      En este blog resuelvo dudas y no saco ningún látigo para regañar a nadie. Así que, por favor, siéntete tranquilo y libre para expresarte cuando quieras.

      Corregirse a uno mismo es muy difícil. Como decía Andreas Schottus, cuando leemos nuestros propios textos, somos ciegos como topos. Tu estrategia de dejar el texto reposar durante un tiempo es muy recomendable. Después de una semana sin leerlo, recuperas perspectiva y detectas fallos y mejoras de redacción que “en caliente” no percibes. Así que te animo a que sigas haciendo eso mismo.

      Por cierto, todos nos equivocamos; precisamente por eso es tan importante la revisión.

      Gracias por detenerte a comentar.

      Un abrazo,
      Nuria

  2. Muy bueno Nuria, me encanta la frase de que publicar un texto sin revisar es como disparar una pistola sin apuntar.

    Y tienes toda la razón, cuando acabas de escribir un texto, si lo publicas habrás pasado por alto errores que ni fuiste consciente que estabas cometiendo, de ahí la importancia de la revisión.

    Incluso en este breve comentario de unas líneas, acabo de repasarlo y he visto dos faltas por teclear demasiado rápido.

    Las prisas nunca son buenas consejeras. Muchas gracias por recordarnos algo que, aunque evidente, mucha gente pasa por alto.

    1. Ocurre muy a menudo: lo básico se olvida. Es justo lo que ocurre con la revisión. Y lo cierto es que, por mucho que queramos, escribir y revisar al mismo tiempo es algo imposible.

      Muchas gracias por pasarte a comentar, me alegra mucho verte por aquí, Luis.

      Un abrazo,
      Nuria

  3. Muy bueno tu post; dices verdades como puños.

    ¿Cómo quieres aparentar ser un experto en tu sector, si escribes con faltas de ortografía, o con errores gramaticales de bulto?. Sinceramente, queda fatal!!! E incluso, de cara a que otro comparta tus contenidos, lo tienes un pelín crudo; yo, por ejemplo, cuando veo algo interesante, pero con faltas de ortografía o fallos garrafales a nivel de gramática, me lo pienso dos veces, y finalmente opto por no compartir.

    Y, ya por último, lo de no cuidar la redacción, ni la escritura en definitiva, cuando te diriges a tus clientes por e-mail, eso ya es como “pa llorraaaaaa”.

    Un saludo

    1. Completamente de acuerdo, y así lo demuestran los estudios que se han llevado a cabo al respecto: publicar un texto con errores ortográficos o gramaticales pone en entredicho la credibilidad del autor, e incluso la veracidad del propio contenido. A efectos de imagen, credibilidad, confianza y autoridad, esto es catastrófico.

      Me ocurre lo mismo que a ti y tampoco difundo artículos que están mal escritos o que reflejan un evidente descuido de edición. Si a mí me resulta incómodo leer un texto, no lo recomiendo.

      Bueno, en el caso de los correos electrónicos dirigidos a clientes (o a proveedores o colaboradores)…, para llorar durante un rato, sí. 😉

      Muchas gracias, Adela, por pasarte a comentar. 🙂

      Un abrazo,
      Nuria

  4. Hola Nuria muchas gracias por este articulo. La verdad es que descuide la pagina de contacto y esos detalles que mencionas me parecen simples pero que me gustarían a mi leer cuando busco contactar con otro colega. Los pondré en practica y lo compartiré el articulo para que pueda llegar a otros emprendedores.
    Muchas gracias y un abrazo.

    1. Hernán, mil gracias por difundir el artículo. Qué alegría saber que lo has encontrado útil.

      Efectivamente, son detalles, pero mejoran mucho el conjunto. Ya me contarás qué tal queda tu nueva página de contacto.

      Un abrazo, y gracias por comentar, 🙂
      Nuria

      1. Hola Nuria, hice mi tarea y corregí la pagina de contacto. Si puedes pasarte y ver si encuentras algún error sería de ayuda.
        Gracias de nuevo y espero leer mas de tus artículos.
        Un abrazo.

        1. Hola, Hernán:

          ¡Estupendo! No hay nada mejor que transformar la teoría en práctica y pasar a la acción.
          He revisado tu página de contacto y creo que es un buen punto de partida. El consejo que ahora mismo puedo darte es que revises de nuevo la puntuación y los acentos (alguna tilde se ha escapado). 😉

          Un abrazo,
          Nuria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *