Los 7 usos incorrectos de la coma más habituales en los textos

7 errores frecuentes al utilizar las comas

Una coma mal colocada puede decidir el destino de una persona y suponer su muerte.

More...

No exagero.

Antes de contarte por qué digo algo tan tajante, déjame preguntarte si alguna vez has pensado: “aquí…, ¿pongo coma o no la pongo? ¿La pongo? No. Sí, aquí va coma. O… ¿no va?”.

Al final, lo dejas en manos de la suerte, a cara o cruz.

Quizá ni siquiera reflexionas al respecto.

Total, es una simple coma. ¿Qué más da? Nadie se fija en las comas.

¿Seguro?

Por qué la puntuación de un texto es importante

Los signos de puntuación (coma, punto, dos puntos, punto y coma, raya, paréntesis…) se encargan de articular el texto, de concederle significado, intención, coherencia, ritmo, lógica y melodía.

Sí, todo eso.

Es verdad que cuando leemos no nos fijamos en estos signos… a menos que la puntuación sea un desastre.

En ese caso sí les prestas atención, porque comprender el contenido se convierte en toda una aventura desagradable. Tienes que releer, para puntuar mentalmente y encontrar el sentido.

La puntuación de un texto es decisiva para entender una frase y no entorpecer la comunicación.

Click to Tweet

Fíjate si será importante que (ahora verás por qué decía que una coma puede decidir el destino de alguien) Carlos V tuvo que firmar la sentencia de un condenado, en la que aparecía esto escrito:

Perdón imposible, que cumpla su condena.

A saber lo que había hecho el pobre hombre.

El caso es que, en un arranque de benevolencia, antes de firmar, el emperador movió la coma de lugar. El texto final quedó así:

Perdón, imposible que cumpla su condena.

Ahora, dile tú al afortunado que logró salvar su vida que las comas no son importantes…

Esta anécdota histórica (que conocí hace tiempo gracias a José Antonio Millán) muy posiblemente solo sea eso: una anécdota.

Sin embargo, ¿qué ocurriría si una coma mal puesta cambiara el significado de una frase en un contexto de negocios?

Que podría afectar al bolsillo y a tu credibilidad. Mal asunto…

Por poner un ejemplo rápido, imagina que se pone en contacto contigo un cliente a través de correo electrónico para hacerte un encargo. Lo necesita con urgencia. “¿Es imposible llegar a tiempo?”, te pregunta.

Fíjate en estas dos posibles respuestas:

No tengo margen de maniobra.

No, tengo margen de maniobra.

La coma es la responsable de que el cliente perciba que es posible o si, como intuía, tendrá que buscar una alternativa.

Así que voy a contarte los errores más frecuentes que se comenten al usar las comas, para que evites malentendidos, interpretaciones erróneas y ambigüedades comprometedoras, en cualquier texto que escribas.

No cometas estos 7 errores frecuentes en el uso de la coma. Evita malentendidos y ambigüedades.

Click to Tweet

Los 7 errores más frecuentes en el uso de la coma

No te voy a negar que puntuar tiene algo de arte.

Hay contextos que admiten distintas posibilidades, como también hay casos para los que no existe una solución única y definitiva (ni siquiera consultando todas las reglas, normas y manuales).

Ahora bien, esto no quiere decir que se puedan poner comas aquí y allí, a lo loco y a lo bailo.

¿Por qué? Porque los errores de puntuación no solo denotan una competencia de escritura insuficiente, sino que reflejan deficiencias en la construcción del discurso y dificultan la comunicación.

1. Coma entre el sujeto y el predicado

Entre sujeto y predicado no se pone coma.

Aunque las comas sean pequeñas pausas, no siempre se corresponden con las que hacemos al hablar.

Es decir, las comas no son una representación gráfica de las pausas orales. Unas veces coincide; otras, no.

Colocar una coma entre el sujeto y el predicado puede parecer que no tiene relevancia. Juzga tú mismo este ejemplo:

Mal uso de la coma entre sujeto y predicado

Entre sujeto y predicado solo puede haber coma cuando dentro del sujeto haya una aclaración que, a su vez, debe ir entre comas. Es decir, algo como esto:

Los emprendedores, que trabajan incansablemente por conseguir éxito en sus negocios, deben cuidar la calidad de sus textos para transmitir confianza y credibilidad.

Otra excepción: cuando el sujeto es una enumeración que termina con etcétera (o etc.). Por ejemplo:

Las comas, los puntos, los punto y coma, etc., son elementos fundamentales para la comprensión de un texto.

2. Coma antes de la conjunción y

En una enumeración en la que el último elemento se une a los demás mediante y, no se pone coma delante de la conjunción.

Instagram, Facebook, Twitter, y LinkedIn son las redes sociales más utilizadas.

En otros casos, la coma delante de esta conjunción no solo no es incorrecta, sino que es obligatoria.

Por ejemplo, cuando equivale a pero:

Me aconsejó que no me apuntara a ese curso, y no le hice caso.

3. Coma en sustitución de los dos puntos (:)

En los encabezamientos de los correos electrónicos o en los comentarios de los artículos de tu blog, después del saludo hay que escribir dos puntos, no una coma.

Esto no es que sea supergrave, pero ya que nos molestamos en poner algo, caramba, pongámoslo bien, ¿no crees?

Este error se debe a la influencia del inglés, donde sí es correcto escribir coma.

Por lo tanto, un saludo correcto sería así:

Hola, Ana: 
Comienza el cuerpo del texto. 

4. Secuencia de muchas comas

Puedes escribir frases que contengan una enumeración, incisos y enlaces. Si el único signo de puntuación que utilizas es la coma, se genera una secuencia que complica la lectura y la comprensión de la información.

Además, ten en cuenta que leer en pantalla no es lo mismo que leer en papel.

Por eso, antes de publicar tus artículos, revisa la puntuación y elimina las comas que no son necesarias (¡sin prescindir de las obligatorias!).

Para enriquecer el texto y conseguir una lectura ágil, alterna los signos de puntuación. No olvides que, además de comas, puedes usar punto y coma, puntos, rayas y paréntesis.

5. Las comas con vocativos

Los vocativos deben separarse del resto de elementos de la frase por comas. Además de ser una norma, la interpretación puede variar considerablemente:

Pablo escribe bien.

Pablo, escribe bien.

6. Coma delante de conjunciones y locuciones

Algunas expresiones (conjunciones y locuciones explicativas, adversativas, causales, consecutivas, etc.) deben ir precedidas —y a veces también seguidas— por comas.

Por lo tanto, debemos escribir coma delante de: esto es, es decir, así que, sin embargo, pero, no obstante, aunque y sino.

Su mal uso no supone una excesiva ineficacia de la comunicación, pero refleja descuido.

Del mismo modo, no escribimos coma detrás de pero, aunque ni así que.

7. Comas en comparaciones (tan/tal/tanto… que)

No se debe poner coma entre elementos de una comparación.

Tanto María, como Miguel han estrenado blog este mes.

Tanto María como Miguel han estrenado blog este mes.

Ahora, cuéntame: ¿qué tal te llevas con las comas? ¿Cuidas dónde las pones o las colocas sin ton ni son?

Te espero en los comentarios.

Autor:

Soy Nuria González, asesora lingüística, correctora y redactora. Ayudo a negocios y emprendedores a publicar textos de calidad para generar confianza y transmitir una buena imagen de marca. También escribo textos que venden. ¿Quieres convertir tus textos en una máquina de retener lectores y convertir clientes? Descárgate mis 2 e-books de regalo.

23 comentarios en “Los 7 usos incorrectos de la coma más habituales en los textos

  1. Hola Nuria.
    Intento cuidar mucho el uso de las comas pero hay ocasiones en las que me tengo que parar, pensar y buscar en Google para colocarlas bien.
    Tengo una duda, aunque es duda de punto…
    En el punto 3 hablas de no sustituir los dos puntos del encabezamiento de un correo (por ejemplo) por coma. El poner esos dos puntos siempre lo he visto raro, tanto como poner coma, por eso siempre pongo un punto:

    “Hola Nuria.
    ¿Cómo va todo?”

    ¿Es correcto?

    Gracias 🙂

    1. Hola, Laura:

      En ese caso, lo correcto es escribirlo así:
      “Hola, Laura:
      ¿Cómo va todo?”
      Es decir, coma entre el saludo y el nombre (porque es un vocativo), y detrás del nombre, los dos puntos.

      Puntuar bien no siempre es fácil. Me alegro de que cuando dudes, consultes (aunque Google no siempre es la mejor opción).

      Gracias por pasarte a comentar.

      Un abrazo,
      Nuria

  2. Hola, Nuria:

    ¿Las rayas o guiones son correctos en español? No recuerdo dónde leí o quién me comentó que son incorrectos, o que solo lo son en un caso, o bien cuando se usa solo una raya para hacer el inciso y se cierra con punto, o bien cuando se usan dos a modo de paréntesis.

    ¡Gracias!

    1. Hola, Antonio:

      Las rayas y los guiones se utilizan en español, pero son signos diferentes y tienen funciones distintas.

      El guion (-) se utiliza para unir dos adjetivos que se aplican a un nombre (ej.: lección teórico-práctica). También para relaciones entre conceptos (ej.: calidad-precio), para unir dos gentilicios (frontera chileno-argentina) y para unir un prefijo con la palabra a la que acompaña, siempre y cuando esta empiece por mayúscula o sea una sigla o un número (ej.: anti-OTAN, selección sub-18, anti-Trump).

      La raya (—) es más larga que el guion y tiene varios usos. Como signo doble se utiliza para marcar un inciso (en este caso se puede sustituir por comas o por paréntesis), introducir un inciso dentro de otro inciso y para insertar un comentario del autor en una cita textual (ej.: “Formar gobierno —señaló Rajoy— es la prioridad de nuestro partido”). Como signo único, la raya se utiliza en diálogos (para marcar la intervención de cada personaje) y en las listas e índices.

      Gracias por comentar y plantear tu duda.

      Un abrazo,
      Nuria

    1. Hola, José:

      Puntuar bien un texto no siempre es fácil. Por eso todos, en algún momento, dudamos. Sin embargo, es importante que nos fijemos dónde ponemos los signos de puntuación, porque podemos generar ambigüedad o dificultar la lectura.
      Me alegro de que te haya resultado interesante. Muchas gracias por detenerte a comentar.

      Un abrazo,
      Nuria

  3. ¡Gracias, Nuria!
    De nuevo, un gran post como todos los que haces. Soy periodista y, en ocasiones, obviamos estos detalles, que pueden ser nefastos como el titular de Pablo Alborán que incluyes.;)
    Efectivamente, utilizar la coma correctamente es fundamental porque, de no hacerlo, se puede cambiar totalmente el sentido de una frase.
    Muchas gracias de nuevo por tu útil artículo, que tendré en mi pensamiento cada vez que me ponga a escribir.
    Un abrazo

    1. Hola, José:

      Gracias a ti por tus palabras. Me alegra saber que te ha gustado y que te servirá de ayuda en tus próximas noticias.
      Uy, sí, los periodistas debéis cuidar la forma en la que se publican los textos y en internet se descuida mucho. Fíjate en el caso de Pablo Alborán, de reinar la noche a casi convertirlo en drag queen. He de decir que lo corrigieron (cuando la coma se hizo famosa en Twitter, eso sí), pero el bochorno se lo llevaron.
      Gracias por comentar.

      Un abrazo,
      Nuria

  4. Querida Nuria
    Ahora que entro en tu web, entiendo lo de La Correctora, perfectamente podía ser tu apellido. Me ha encantado este articulo, los ejemplos todos, el de Pablo Alboran fue la bomba.
    Como escritora que soy y faltas ortográficas que cometo, procuraré tenerte cerca como referencia y al laito de google, porque google es un buscador sin nombre y apellidos y tu eres una buscadora de la perfección ortográfica y no te voy a engañar, me gustas tu mucho mas que google. Me encanta haber descubierto este blog. Gracias Bella.

    1. Hola, Lucía:
      Cuánto te agradezco tus palabras. Acabas de llegar y ya me has emocionado 😉
      Si cerquita me quieres, cerquita estaré. Cuando dudes, ya sabes dónde encontrarme.
      Me alegro de gustarte más que Google, ¡ja, ja, ja!
      A mí me ha encantado que descubras este blog.

      Un abrazo y muchas gracias por tu comentario,
      Nuria

  5. Hola Nuria! Muy interesante tu artículo. La lengua y en concreto la ortografía en general no se me ha dado mal, aunque con estos tiempos que corren podríamos tener un debate largo, pero te escribía porque siempre he tenido dudas con el uso del punto y coma y opte por no usarlo jamás. Podrías aclararme un poco cuando la puedo usar? Al fin y al cabo, no es indicativo de dar pausa mayor que una coma? Sería raro para usarla en enumeraciones, no? En mi teclado no tengo el otro singo de interrogación, espero que no me castigues mucho por ello jajaja; estas nuevas tecnologías… aisss. Estaría bien usado en mi última frase?

    1. Hola, Rosa:

      El punto y coma es el gran olvidado de los signos de puntuación, pero es muy útil. Como tú, hay gente que no lo usa porque no sabe cuándo utilizarlo; otros, porque lo consideran un signo antiguo y rancio.

      Siempre se ha dicho que el punto y coma es una pausa menor que la del punto y mayor que la de coma, aunque su uso no se reduce a esto. En enumeraciones sí se puede utilizar, sobre todo cuando cada elemento de la enumeración incluye comas. Por ejemplo: “Rosa es diseñadora gráfica; Alejandro, experto en embudos de venta; Nuria, asesora lingüística”. Si en este ejemplo sustituyes los punto y coma por comas, queda una secuencia que no facilitaría la lectura.
      También se utiliza para separar oraciones yuxtapuestas (están relacionadas entre sí, pero carecen de conjunción o preposición). Por ejemplo: “He terminado de maquetar el artículo del blog para esta semana; ya no tengo nada más que hacer”.
      Se escribe punto y coma delante de conectores, como “sin embargo”, “pero”, “por tanto”, “aunque”, etc., cuando encabezan un segundo periodo de cierta longitud. Por ejemplo: “Los blogueros han trabajado intensamente durante el verano; sin embargo, aún tienen tareas pendientes por terminar”.
      En las listas, también puedes utilizar el punto y coma (o la coma), salvo en el último elemento, que se cierra con punto.

      Puesto que el uso de punto y coma es bastante subjetivo, en muchos contextos podrás elegir entre este, la coma o el punto. Así que en tu ejemplo, sí, estaría bien utilizado. También podrías incluirlo en lugar de la coma delante de “espero” (lo que no quiere decir que esa coma sea incorrecta).

      Por cierto, no te voy a castigar por no escribir el signo de interrogación de apertura. No soy partidaria de sacar el látigo. 😉

      Mucha gracias por comentar y por consultar tu duda.

      Un abrazo,
      Nuria

      1. ¡Muchas gracias! Has sido de gran ayuda, lo has explicado genial, a partir de ahora pensaré en utilizarla más, porque como tú dices, ayuda mucho a que se comprenda mejor los textos.

        Saludos,
        Rosa

  6. Acabo de ver un anuncio de esos de facebook y me he quedado pensando en el doble sentido, por el tema de la coma, o por como está escrito y como tengo dudas por supuesto vengo a este post inolvidable, a contarte.

    El titular es:
    “Se necesita camarero con experiencia en Madrid”

    Por defecto, se sobreentiende que se necesita un camarero para trabajar en Madrid pero por la colocación de las palabras en la frase o por la falta de comas, poniéndonos muy precisos, parece que la experiencia como camarero tuvo que forjarse en Madrid y que el camarero lo necesitan para equis sitio ¿me equivoco o estoy liando mucho la perdiz con la precisión del lenguaje escrito? Como sería la forma correcta, ¿esa?

    Abrazosss y Muchas Gracias Nuria *.*

    1. Hola, Lucía:

      Qué alegría que tengas una duda y te acuerdes de mí. 🙂

      No te equivocas en absoluto. Efectivamente, tal y como está redactado, si somos precisos, se supone que lo que necesitan es un camarero con experiencia en Madrid particularmente, por lo que quedarían excluidos los camareros cuyas trayectorias profesionales se hayan desarrollado en otras ciudades. Se podría solucionar de varios modos: añadiendo una coma, cambiando el orden de las palabras o variando la redacción. Veamos:

      – Mediante coma: al no haber coma, se entiende que “en Madrid” afecta al último elemento de frase (“con experiencia”). ¿Cómo lo resolvemos? Añadiendo coma detrás de “experiencia” (“Se necesita camarero con experiencia, en Madrid”).
      – Cambiando el orden: “En Madrid, se necesita camarero con experiencia” o bien “Se necesita en Madrid camarero con experiencia”. Podríamos poner entre comas “en Madrid”, aunque no sería la mejor solución.
      – Variando la redacción: si cambiamos las palabras, solucionamos el problema. Por ejemplo, “Bar ubicado en Madrid necesita camarero con experiencia”. Como imaginas, las opciones se multiplican.

      Gracias de nuevo, Lucía.
      Un abrazo,
      Nuria

      1. Wow! Que gustazo leerte, en serio. Muchas Gracias Nuria, excelente explicación, en cuanto a lo de venir a este inolvidable post, pues claro, ¿como no voy a acordarme de ti en estos temas? No era broma lo que te dije en el primer comentario. No suelo actuar, usar mi presencia o hablar en baladí jijii

        Gracias *.* 🍀

  7. Cuántas dudas disipadas, Nuria. Da gusto leer textos bien puntuados como este. Mi error principal suele ser hacer frases demasiado largas. He estado intentando mejorar el uso del punto y coma pero no lo tengo demasiado claro aún, espero que puedas ilustrarnos algún día sobre su uso.

    Abrazos

    1. Hola, Álvaro:

      Muchas gracias por tus palabras y por tu comentario. Qué alegría saber que te ha resultado útil para resolver dudas.

      El punto y coma, el pobre, es un marginado… 😉

      Si no ocurre una hecatombe, la semana que viene publicaré un artículo sobre puntuación y estará incluido el uso del punto y coma, así que tu petición no ha podido llegar en mejor momento.

      En cuanto a las frases largas, no creas que eres el único. Por si te sirve de ayuda: cuando revises el texto, si ves que hay una oración subordinada demasiado larga, intenta partirla en varias (pero con cuidado de no convertir el texto en un telegrama, porque demasiadas frases sencillas seguidas también pueden romper el ritmo de la lectura).

      Un abrazo,
      Nuria

  8. Un artículo muy necesario hoy en día, cuando incluso escritores de renombre usan la coma de formas inconcebibles. Tal vez la sensibilidad del lector a estas cosas ya no es tanta, pero creo que a la mayoría nos molesta mucho ver errores como los que indicas.

    Gracias por contribuir a evitarnos el “dolor de ojos”, jeje.

    Un saludo.

    1. Hola, Rubén:

      Leer un texto mal puntuado es una experiencia incómoda y molesta, sin duda.
      Parece que en internet todo vale, pero lo cierto es que los usuarios sí valoran un texto correctamente escrito y bien puntuado. La idea de que en el medio digital todo vale y que la forma en la que se presenta un texto es irrelevante no es cierta. Como dices, somos muchos a los que sí nos importa la calidad.

      Muchas gracias por comentar.

      Un abrazo,
      Nuria

  9. Hola, Nuria:
    Me parece muy interesante el artículo y despeja muchas dudas que surgen en todo momento cuando te pones a escribir.
    Desconocía ( o no recordaba ) el echo de poner “coma” en el saludo inicial y me gusta poder corregirlo a partir de ahora.
    Un abrazo.

    1. Hola, Josele:

      Me alegro mucho de que te haya resultado útil el artículo para disipar dudas.
      Gracias por detenerte a comentar y espero verte por aquí en más ocasiones. 😉

      Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *