El descuido n.º 1 que debilita tus textos y destruye tu imagen