El descuido n.º 1 que debilita tus textos y destruye tu imagen

Calidad de textos para generar confianza en internet

Transmitir credibilidad y confianza es básico para conectar con los usuarios en el entorno digital. Y la calidad de los textos juega un papel protagonista.

Me explico.

¿Navegas por internet ahora igual que hace diez años?

La “googlesfera” ha crecido y evolucionado mucho en una década. Hay contenidos muy buenos, pero también abunda lo insulso, lo malo y lo mediocre; páginas con información incorrecta, sesgada, que no aportan nada…

Como consecuencia, los internautas nos estamos volviendo cada vez más escépticos con la información digital que consumimos.

Además, debido a la sobreinformación a la que estamos expuestos en internet, somos más selectivos y solo dedicamos tiempo a unas pocas páginas en comparación con todas las que pasan ante nosotros diariamente.

Te cuento esto porque la calidad de un texto influye de forma directa en la percepción de credibilidad de su autor, independientemente de que este sea un individuo o una empresa.

El mayor error que estás cometiendo con los textos de tu blog. tweet

Esto quiere decir que las palabras escritas que publicas generan un nivel de credibilidad en tus clientes y usuarios, de forma involuntaria e inconsciente.

Aquí, calidad no solo hace referencia al valor del contenido, sino también a la forma en la que se muestra dicho contenido: que esté bien escrito (sin faltas, errores ni erratas), que las palabras conecten con el lector y sean afines a él, que el tono sea el adecuado…

Cómo se construyen las bases de la credibilidad digital

Vamos a repasar qué ocurre a un nivel inconsciente cuando un usuario llega a una web.

Fíjate, en seis segundos decide si permanece en ella o se va. Es decir, dispones solo de seis segundos para convencerlo de que merece la pena quedarse contigo; de que eres la mejor opción.

Es un margen de tiempo muy reducido…

Pues mucho antes de que se cumplan esos seis segundos, se forman los primeros juicios inconscientes. Fundamentalmente lo hacen a partir de los elementos visuales (el que entre por los ojos de toda la vida).

Así que el diseño sigue ocupando la primera posición en orden de importancia para construir una imagen creíble en internet.

Calidad de textos para transmitir credibilidad en internet
                                Foto: Flickr

Superado este momento, el usuario comienza a escanear el texto. Todavía no lee; solo escanea, y decide si el contenido le interesa o no.

Y para tomar la decisión va a tener en cuenta la presencia de errores gramaticales y ortográficos, de erratas y de tipografía.

 “Si el texto es interesante y aporta valor, ¿qué más dan estos ‘pequeños errores’?”.

Pues resulta que los errores textuales y las erratas evidentes alimentan la desconfianza y la cautela. Más si hablamos de la web de una empresa o de una tienda online.

Dado que la credibilidad se traduce en la capacidad para generar confianza, si la lectura del texto no aporta la suficiente dosis de credibilidad en el lector, la confianza brillará por su ausencia.

Y una web en la que no se confía porque no se percibe como creíble, simplemente, no se usa.

Las palabras son las agentes comerciales de tu marca

Vender productos o servicios en el medio digital no es igual que hacerlo en una tienda física.

La negociación cara a cara favorece el acercamiento entre vendedor y comprador, por lo que es más fácil generar percepción de credibilidad.

Según la teoría de la distancia, la interacción física facilita que se generen sensaciones positivas, credibilidad y confianza; mientras que la ausencia de interacción física, aumenta el estado de alerta y de desconfianza.

En este sentido, otro factor clave es la autoridad. Unos señores llamados Hovland y Weiss fueron los primeros en demostrar que la credibilidad de un mensaje está fuertemente influido por la fuente de la que procede.

Sus investigaciones revelaron que a una información expuesta por alguien considerado como experto no se le concede la misma credibilidad que a la misma información leída en una fuente de dudoso origen y fiabilidad.

En internet, los negocios carecen del factor cara a cara, por lo que la forma en la que plasman sus palabras por escrito adquiere una importancia sensacional.

Estamos acostumbrados a escuchar que vivimos en una era visual, en la que la imagen tiene un gran poder. Parece que los textos han quedado relegados a un segundo plano; sin embargo, escribimos, posiblemente, más que nunca antes. O casi.

Yo al menos lo hago; y tú, seguramente, también. Escribes los textos del campamento base de tu web, artículos, contenidos en las redes sociales, correos electrónicos a clientes, proveedores y colaboradores, comentarios en artículos de otros blogs…

Pasamos mucho tiempo escribiendo, y esas palabras son nuestras representantes, las que nos definen, las que crean la imagen con la que nos perciben los demás.

Tienen el poder de crear credibilidad y confianza. Y también de negarla. Algo que no conviene olvidar, porque, a diferencia de lo que ocurre en las tiendas físicas, la competencia no está a kilómetros de distancia: está a un clic, en la pestaña justo de al lado.

Ahora me gustaría saber, ¿cómo cuidas la calidad de tus textos?

Cuéntamelo. Te espero en los comentarios.

Autor:

Soy Nuria González, asesora lingüística, correctora y redactora. Ayudo a negocios y emprendedores a publicar textos de calidad para generar confianza y transmitir una buena imagen de marca. También escribo textos que venden. ¿Quieres convertir tus textos en una máquina de retener lectores y convertir clientes? Descárgate mis 2 e-books de regalo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *