Punto y coma: descubre su utilidad y aprende a usarlo

Punto y coma: aprende a utilizarlo

¿Tú también le tienes manía al punto y coma?

Algunos por considerarlo un signo de puntuación arcaico, otros por no saber cuándo escribirlo, otros por… lo que sea, el caso es que el punto y coma es la oveja negra de los signos de puntuación.

Por eso se utiliza poco (o casi nada). Ya ves, con lo majete que es; tan completo, con su punto y con su coma, todo en uno…

En este artículo vamos a disipar las dudas sobre su uso y comprobarás lo útil que es.

Cuándo utilizar el punto y coma

Es verdad que, en muchos contextos, el punto y coma puede sustituirse por un punto y seguido o por una coma, por lo que elegir entre un signo u otro será una cuestión subjetiva.

Eso no quiere decir que el punto y coma sea siempre un signo de uso opcional. Mi recomendación es que alternes (con criterio, no a lo loco, ¿eh?), porque el resultado será un texto enriquecido y correctamente articulado.

1. En enumeraciones

Cuando escribimos una enumeración y cada elemento de la enumeración lleva, a su vez, comas, separamos unos elementos de otros mediante punto y coma.

Por ejemplo:

Ana es experta en comunicación y marketing de negocios; Nuria, asesora lingüística y correctora; Álvaro, coach de desarrollo personal; y Valentina, diseñadora.

Si en este ejemplo utilizáramos solo comas, sería incómodo leerlo.

Nota: en enumeraciones como la del ejemplo, donde los dos últimos elementos se unen por medio de la conjunción “y”, tenemos dos opciones: utilizar el punto y coma (como he hecho yo) o la coma.

2. Para separar oraciones yuxtapuestas

Las oraciones yuxtapuestas son aquellas que están relacionadas entre sí, pero carecen de conjunción o preposición. Pues bien, esa ausencia de preposición o conjunción se compensa con el uso de un punto y coma.

Por ejemplo:

He organizado el calendario editorial del blog para el próximo trimestre; ahora tengo que redactar los artículos.
Varios lectores me han pedido que explique el uso del punto y coma; no están seguros de cómo utilizarlo.

Si te fijas, en el primer caso podríamos sustituir el punto y coma por la conjunción “y”; en el segundo ejemplo, por “porque”.

3. Delante de conectores

Escribimos punto y coma cuando utilizamos conectores (“sin embargo”, “no obstante”, “pero”, “por tanto”, “aunque”, “por consiguiente”, etc.) que encabezan un segundo periodo de cierta longitud.

Por ejemplo:

Los emprendedores dedican muchas horas al trabajo y a la gestión de los blogs de sus negocios; por lo tanto, disfrutan de menos tiempo libre del que les gustaría.

Si el segundo periodo se considera largo, es preferible usar un punto (aunque también podrías usar el punto y coma). Por ejemplo:

Los emprendedores dedican muchas horas al trabajo y a la gestión de los blogs de sus negocios. Sin embargo, siempre tienen tareas pendientes por terminar y no pueden disfrutar del tiempo libre como les gustaría.

Y si es muy corto, se recomienda la coma:

Llegaré, pero tarde.


4. En las listas

En una lista (en la que cada elemento se escribe en una línea independiente), existen varias opciones.

Puedes separar los elementos por medio de comas, de punto y coma o, si son elementos cortos, no poner nada.

¡Ojo! Si decides usar la coma o el punto y coma, cada elemento debe comenzar por minúscula. Como habrás imaginado, tras el último elemento se escribe punto.

Vamos al ejemplo, que es más gráfico:

  • Elemento de enumeración 1,         – elemento de enumeración 1;
  • Elemento 2,                                    – elemento 2;
  • Elemento 3,                                    – elemento 3;
  • Elemento 4.                                    – elemento 4.

–Elemento 1
–Elemento 2
–Elemento 3
–Elemento 4

Para separar oraciones con estrecha relación semántica

Si tenemos dos oraciones sintácticamente independientes, pero con una estrecha relación semántica, las separamos por medio de punto y coma.

En la mayoría de estos casos, podemos optar por el punto y seguido. Y ¿cómo decides si escribes uno u otro?

Buena pregunta.

Aquí va la respuesta: en función de lo fuerte o débil que sea dicha relación semántica.

Si es fuerte, es preferible usar el punto y coma; si es débil, el punto.

Por ejemplo, en esta última frase que he escrito, ese punto y coma podría convertirlo en un punto y seguido, pero como entiendo que el vínculo entre ambas estructuras es sólido, elijo el punto y coma.

¿Lo ves?

5. En la variedad está el gusto… y el ritmo

Como ves, no te mentía cuando al principio te dije que en muchos textos tendrás la opción de usar la coma, el punto y coma o el punto.

Ahora bien, si se te está pasando por la cabeza escribir siempre punto en lugar de punto y coma, déjame advertirte de algo: si abusas del punto, es muy fácil que tu texto quede compuesto por demasiadas oraciones simples seguidas y que parezca que has escrito un telegrama.

Además, rompe el ritmo de la lectura (claro, porque es como un telegrama…). Así que hazme caso y empieza a utilizar el punto y coma. 😉

Por cierto…, ¿cuál es el plural de “punto y coma”?

¿Puntos y coma? ¿Puntos y comas?

Es invariable, por lo que su plural es: “los punto y coma”. Otra opción es decir: “los signos de punto y coma”.

¿He conseguido que te reconcilies con el punto y coma?

Te espero en los comentarios.

Autor:

Soy Nuria González, asesora lingüística, correctora y redactora. Ayudo a negocios y emprendedores a publicar textos de calidad para generar confianza y transmitir una buena imagen de marca. También escribo textos que venden. ¿Quieres convertir tus textos en una máquina de retener lectores y convertir clientes? Descárgate mis 2 e-books de regalo.

10 comentarios en “Punto y coma: descubre su utilidad y aprende a usarlo

  1. Hola Nuria,

    me ha encantado este artículo; siempre he sido una apasionada del lenguaje y la gramática, y soy una defensora a ultranza del correcto uso de nuestro rico idioma.

    Y la verdad es que el uso del punto y coma siempre se me ha resistido. No sabía cuándo había que usarlo; tampoco entendía muy bien su función.

    Así que a partir de ahora tendré a mano tu artículo para empollármelo y consultarlo.

    Gracias Nuria!

    PD. ¿Los he usado bien? ?

    1. Hola, Maite:

      ¡Qué alegría verte por aquí! Y que alegría saber que el artículo te ayudará a saber utilizar el punto y coma. Le vas a pillar el truco rápido, ya verás. 😉

      Muchas gracias por comentar.

      Un abrazo.

      P. D. Sí, lo has usado perfectamente. ¡Oleeee!

  2. ¡Cuánta gente se olvida del punto y coma! 😀 Yo que soy una maniática de la ortografía, es cierto que muchas veces lo echo de menos, sobre todo porque resultaría más sencillo leer y ordenar los enunciados si lo utilizáramos correctamente.

    Buen artículo, muy completo y claro, sobre todo.

    ¡Un abrazo Nuria! 😉

    1. Hola, Lara:

      Sí, sí; es el gran olvidado, el garbanzo negro. Sin embargo, como dices, ayuda a articular mejor el texto y evita tener que releer para ordenar mentalmente los elementos de una oración.
      Me alegro mucho de que te haya gustado.

      Gracias por tus palabras y por pararte a comentar.

      Un abrazo,
      Nuria

  3. Es probable que yo no lo haya leído bien, pero he echado de menos si es lo mismo o distinto o cuando usar lo uno o lo otro, con respecto a los dos puntos : ¿es lo mismo : que ;?

    Gracias por la ayuda. ¡Por cierto!, fallé en el plural de “punto y coma”, así que gracias de nuevo por ayudarme a corregir lo que está mal (y yo desde mi ignorancia me creía que estaba bien jijijiji).

    Caminando hacia la excelencia!

    Pasito a pasito

    1. Hola, Lucía:

      Has leído perfectamente y tienes toda la razón: no he mencionado nada del punto y coma respecto a los dos puntos, así que lo hago aquí y ahora.
      Es genial que lo menciones, porque, efectivamente, hay ocasiones (no siempre) en las que se puede optar por los dos puntos o por el punto y coma. Por ejemplo, en mi primera frase, he utilizado los dos puntos (“tienes toda la razón: no he mencionado nada”) y podría haber escrito punto y coma.

      ¿Qué diferencia existe entre uno y otro?
      El matiz de significado.
      Con el ejemplo que he puesto (mi propia frase), con los dos puntos se entiende que el motivo por el que tienes razón es que no he mencionado la relación entre los dos signos. Si usamos el punto y coma, se exponen dos enunciados, pero no necesariamente tienes razón por no haber mencionado nada al respecto. Es decir, con los dos puntos se expresa una relación causa-efecto que se pierde con el punto y coma.

      Y no solo eso. Con los dos puntos, se pone énfasis en lo que se dice a continuación y se genera expectación en el lector. Esos matices desaparecen si usamos punto y coma (o coma).

      Espero haber aclarado tus dudas.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Un abrazo,
      Nuria

      P. D. No eres la única que tiene una idea equivocada de cuál es el plural. 😉

  4. Dios, ¡qué articulazo! He aprendido más que en toda la lengua del instituto; me pongo a aplicarlo ahora mismo.

    Duda:
    Había escrito al principio ” he aprendido más que en toda la lengua de la E.S.O.”
    Despues de E.S.O. iba a poner punto y coma pero me quedaba fatal E.S.O.; ¿podría?

    Gracias Nuria!!!

    1. Álvaro, ¡qué alegría! Muchas gracias por tus palabras. 🙂

      En cuanto a tu duda, no podrías, porque ESO es una sigla y las siglas se escriben sin puntos. Ahora bien, entiendo tu pregunta, así que veamos un ejemplo:

      “He desactivado las notificaciones de las redes sociales, del móvil, del ordenador, etc.; necesito eliminar las distracciones para ser más productiva”.

      Ese punto es un punto de abreviatura, por lo que sí se puede poner un signo de puntuación (salvo el punto. Si ese “etc.” fuera el final de una frase, el propio punto de la abreviatura actuaría como punto de cierre).

      Un abrazo,
      Nuria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *